El miedo a conducir es una fobia que no solo afecta a la persona que la sufre, si no que también puede deteriorar diferentes aspectos de su vida.

En el entorno laboral, algunas personas que sufren amaxofobia han llegado a perder su trabajo o grandes oportunidades de mejora, ya que, por lo general, procurarán trabajar cerca de casa o en lugares donde puedan desplazarse en transporte público.

Respecto a los amigos, puede que rechacen un encuentro si no tienen la opción de que les lleve alguien o de ir por otros medios que no sea conduciendo.

En el ámbito familiar, quizás no tengan la libertad de disfrutar fuera con sus hijos un fin de semana o  de no depender de nadie para actuar rápidamente ante una urgencia médica.

Pero…

¿Cómo puede afectar la amaxofobia a nivel de pareja?

Cuando en una pareja, uno de los dos tiene miedo a conducir, esta fobia, inevitablemente, acaba afectando a la relación.

M L

Hace un rato estuve de prácticas por la ciudad y como también acababa de llegar mi esposo de trabajar le dije qué le parecía si íbamos a dar unas vistas por el pueblo en el coche. Empezamos más o menos y acabamos mal. Yo discutiendo, aparqué el coche a un lado y le dije que condujera él. Acabamos fatal, me enfadé mucho.

C F

Mi marido intenta ayudarme a que coja el coche aunque inconscientemente muchas veces lo que hace es hundirme más porque no entiende que tenga miedo, se piensa que es una excusa que pongo para no conducir.  No se como puedo hacer para acabar con ese miedo porque ya ni recuerdo como poner el coche en marcha.

M M

Yo he recibido mucho apoyo de mi esposo, desde animarme, hasta llevarme y traerme él cuando mi ansiedad es tremenda. Él trabaja de noche, y aún todo desvelado, si llega a casa y me ve muerta de angustia, toma su coche y me lleva.

S G

Al corregirme, contribuye a sentirme más insegura y a que me de cuenta de que estoy conduciendo, por lo que me cogen más ataques de pánico… Él de los nervios…, que no se puede ir conmigo…, y yo llorando y pasándolo mal…

Y N

Es estresante y te sientes frustrada. Le digo: Tú llevas 25 años conduciendo, no pretenderás que yo en 5 meses lo haga igual a ti.

¿Te sientes identificado con alguno de estos testimonios reales?

¿O crees que tu pareja en algún momento se haya podido sentir así?

Como ves, la influencia de la amaxofobia puede tomar dos direcciones opuestas: Destruir o reforzar el vínculo sentimental.

Para que el desenlace de esta situación sea el más positivo posible, deberás tener en cuenta todas la opciones posibles, entre ellas, mucho amor, empatía y comprensión por ambas partes.

Trabajar en equipo para superar la amaxofobia.

Una pareja informada.

En España, aproximadamente 1 de cada 4  conductores sufren algún tipo de ansiedad cuando conducen, de los cuáles, un 7% pueden llegar a desarrollar un miedo paralizante que les impide conducir.

La amaxofobia o miedo a conducir, es una fobia, y en consecuencia, se suele dar una respuesta desproporcionada al peligro real de circular con un vehículo. Lo más habitual es que se evite conducir.

Cuando se habla de que la amaxofobia es un miedo irracional, hay que tener en cuenta que es irracional para quien lo vive desde fuera, ya que la persona que no tiene miedo a conducir, no encuentra una explicación razonable o cree que es exagerado.

En cambio para la persona que sufre amaxofobia, ese miedo, tiene toda la razón de ser. Suda, tiembla, se le acelera el corazón, sufre mareos, dolores de cabeza, moléstias en el estómago y no puede evitar pensar en todo lo peor que le podría pasar conduciendo.

Si tu #pareja sufre #amaxofobia, ofrécele apoyo, amor y comprensión. Clic para tuitear

Si acompañas a tu pareja mientras conduce, en situaciones en las que tiene miedo, verás que tensa su cuerpo, se queda en silencio, seria y con un gesto paralizante de preocupación en su rostro.

En esos momentos, yo a mis alumos les distraigo con alguna broma complice, como: “¿Estás respirando?”

Implícate con tu pareja en la búsqueda de información sobre ¿Qué es la amaxofobia? ¿Cuáles son sus síntomas?, y ¿Cómo se puede superar?

¿Cómo puedo ayudar a mi pareja con amaxofobia?

Habla desde la calma y en un momento de tranquilidad.

Explica cómo te sientes, qué te preocupa y cuáles son tus inquietudes acerca de la conducción.

De nada servirá que saques el tema en una situación de discusión o de enfado. En esos momentos de reproches, culpabilidad e incomprensión, será díficil que ninguno de los dos encuentre algo positivo en el mensaje del otro.

Afrontar la amaxofobia juntos.

Puedes proponer a tu pareja actividades que le ayuden a afrontar el miedo a conducir.

Buscad juntos, dependiendo del nivel de miedo, qué acciones son las más adecuadas para que pueda afrontar su temor paso a paso y avanzar de manera progresiva.

  • Sentarse en el coche e imaginar que conduce.
  • Practicar alguna técnica relajante que pueda ayudar en la conducción.
  • Hacer algún recorrido ida y vuelta acompañada o sola.
  • Hacer clases de reciclaje en alguna autoescuela para acabar de pulir donde se sienta más insegura.

¿Se te ocurre alguna actividad más?

Marca en un calendario de manera visible, qué actividad váis o va a hacer, qué día y a qué hora. Para ello, os puede ayudar el siguiente enlace: Cómo lograr tu objetivo en 7 pasos.

La clave está en encontrar el equilibrio entre presionar amablemente a tu pareja para que afronte la amaxofobia, sin que llegue a sentirse desbordada porque pase la barrera de sus propios límites.

Para que se vayan construyendo recuerdos agradables entorno a la conducción, al marcar metas y objetivos, definid cuál será el “premio” asociado a lo conseguido: Una cena.., un paseo romántico.., aquí entra en juego vuestra imaginación y preferencias.

Así mismo, pensad también, con antelación, qué ocurrirá si la meta no es alcanzada. Aquí es donde es importante tener en consideración cómo se siente tu pareja, ofrecerle cariño, comprensión y animarla a programar una próxima vez o encontrar otras alternativas al plan inicial.

Una última reflexión.

Es comprensible, que si no sufres amaxofobia y dependiendo de tu personalidad, al conducir junto a tu pareja puede que demuestres tener poca paciencia.

Pero intenta corregirle lo menos posible. Poco a poco ganará la soltura y confianza necesarias para conducir de una forma más fluída.

Si aún y así, te es imposible controlar tus nervios, no te preocupes, quizás lo mejor para los dos es que empiece practicando en una autoescuela o con alguien de confianza con un carácter más tranquilo.

Ten en cuenta que tu pareja no exagera, no dramatiza, realmente lo está pasando mal, así que respira hondo y colabora con ella para que consiga superar la amaxofobia.

Apóyala y no dejes que  esta adversidad influya en vuestra relación sentimental.

En relación a la #amaxofobia, tu #pareja no exagera, no dramatiza, realmente lo está pasando mal. Clic para tuitear

Y tú, ¿qué opinas?, me encantará saber tu punto de vista, así que te agradezco tus comentarios.

¡Juntos lo conseguiréis!

Pin It on Pinterest

Share This