El miedo es una herencia evolutiva, una de las emociones básicas, que sienten o han sentido alguna vez todas las personas en algún momento de su vida.

Ante una situación de peligro real o imaginario, tu cerebro activa una respuesta automática e inconsciente que te prepara para huir o luchar, y así protegerte.

Esta activación es regulada por el sistema nervioso autónomo que controla diversas funciones del cuerpo como la respiración y el corazón.

Cuando sientes miedo, toda tu atención se focaliza en el desencadenante de la emoción.

Te centras en la situación que te genera miedo, mientras que a la vez, sufres una gran activación física para hacerle frente o salir huyendo.

Algunas de las respuestas físicas que pueden aparecer cuando piensas en conducir, pueden ser:
  • No dormir o dormir mal.
  • Taquicardias
  • Aceleración de la respiración.
  • Mareos provocados por la hiperventilación.
  • Molestias estomacales.
  • No pensar con claridad, ya que lo hacemos en modo supervivencia.
Para volver a tomar el control, es necesario equilibrar, dentro del sistema nervioso autónomo o vegetativo:
  • El sistema nervioso simpático, que es el responsable en gran medida de la activación fisiológica.
    Tomando conciencia de los pensamientos que aparecen y aceptando los síntomas que se manifiestan.
  • El sistema nervioso parasimpático, que es el responsable de los estados en calma y de relajación.
    Practicando técnicas que favorezcan la relajación cuerpo y mente voluntariamente.

Pero,

¿Cómo puedo actuar si aparece el miedo mientras conduzco?

tecnicas de distraccion

Photo by Christopher Burns on Unsplash

Si el nivel de activación de la ansiedad al conducir es alto:

En relación a la conducción, la opción más generalizada cuando aparecen los síntomas de ansiedad mientras se conduce, es parar.

Parar y salir del coche o llamar a alguien para poder hablar, ayuda a bajar el nivel de ansiedad.

Si hay que parar, se para. No te sientas culpable por ello. Se consideraría una detención por emergencia y siempre encontrarás un lugar donde hacer este tipo de maniobra de manera segura. Los pasos a seguir serán:

  • Buscar un lugar adecuado fuera de la calzada, lo más a la derecha posible.
  • Señalizar el desplazamiento.
  • Encender las luces de emergencia y dejar las luces de posición encendidas si la visibilidad es débil o es de noche.
  • Ponerte el chaleco reflectante homologado si te bajas del coche para que seas más visible.
  • Señalizar tu vehículo con los triángulos, como mínimo a 50m.

Si tuvieras que bajar la velocidad considerablemente, hazlo de manera progresiva y señalízalo con las luces de emergencia si te quedas por debajo de la velocidad mínima permitida.

Si el de atrás no entiende tu situación y se enfada o se impaciencia, es su problema, NO el tuyo. A veces falta consideración y empatía a la hora de entender las circunstancias de los demás conductores que nos rodean.

Soy profesora de autoescuela, y sé de lo que hablo. A mis alumnos siempre les digo: “No siempre que pitan, nos pitan a nosotros, y no siempre que nos pitan a nosotros, lo hacen con razón.”

Si el nivel de activación de la ansiedad es inicial o bajo:

Una de las técnicas efectivas, cuando sientes una emoción desagradable, es cambiar de escenario o lo que estés haciendo en ese momento, distraer la emoción.

Si te sientes triste, realizar acciones contrarias a lo que te pide la emoción, como salir a pasear, rodeárte de gente, saltar, o bailar, hará que logres cambiar tu estado de ánimo.

Pero,

¿Qué puedes hacer antes de que la ansiedad te desborde y temas perder el control?

Las siguientes técnicas de distracción, pueden ayudarte a gestionar el miedo, de manera segura, cuando estás conduciendo:

1.- Verbalizar.

Pensar en voz alta y narrar lo que estás viendo y haciendo. Como si le tuvieras que explicar a alguien que no está contigo las decisiones que tomas respecto a la conducción y cómo les das respuesta.

El habla está controlada por el hemisferio izquierdo del cerebro.

Hablar, favorece que conectes con la parte racional y puedas centrar, la atención y los pensamientos, en lo que estás haciendo, dejando en un segundo plano a la emoción.

Personalmente creo que es de las técnicas de distracción del miedo más útiles.

2.- Atención a los elementos externos.

Buscar en el entorno que te rodee:

  • 5 cosas que ves.
  • 4 sonidos que puedes oir.
  • 3 cosas que puedas sentir.
  • 2 cosas que pudieras oler.
  • 1 cosa que pudieras saborear.

El solo hecho que estés buscando, ya te desvia la atención del miedo.
Puedes añadir las variables que quieras: cosas bonitas o de algún color, sonidos agradables, etc.

3.- Atención a las sensaciones internas.

En esta técnica de distracción, se trata de dirigir la atención a 10 sensaciones que puedas sentir en ese momento.

Pueden ser tus diferentes partes del cuerpo sobre lo que estén apoyadas o la presión que ejerzan, el ritmo de tu respiración y la temperatura ambiente.

4.- Música.

La música nos emociona, nos alegra, nos entristece e incluso nos enamora.

Prepara un pen drive con tus mejores canciones, aquellas que te transportan a  tus mejores recuerdos o que te llenan de energía y de poder.

Aquí te dejo, una de las canciones que me activa positivamente, y no es por Rocky Balboa, precisamente.
¿Me dejas en los comentarios una canción que te motive?

5.- Faisán.

¿Faisán?, ¿qué es esto de Faisán?

La verdad es que Faisán, más que una técnica de distracción, es un juego, al que podrás jugar en familia si vas conduciendo acompañada.

Mi hijo pequeño, a veces, se marea cuando vamos de viaje y este juego le ayuda a distraerse y a no marearse.

Al empezar el juego, el primer jugador dice una palabra cualquiera, y en orden, los siguientes jugadores tienen que decir una palabra que empiece con la última sílaba de la palabra del participante anterior.
Si no se te ocurre una palabra, pierdes y te apuntas (mentalmente) la primera letra de Faisán, y así sucesivamente, hasta que pierde el que antes completa la palabra entera.

Es bastante entretenido y puedes variar el juego todo lo que quieras.

¿Qué te han parecido estas técnicas? ¿Crees que te pueden ayudar a gestionar el miedo cuando conduces? ¿Se te ocurre alguna más?

Estaré encantada de leerte en los comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This